img_31386

“Desde hace varios años desarrollo mi labor creativa confrontando los territorios entre el ámbito escénico, el video y la performance. En mis últimas creaciones el uso del cuerpo como elemento y herramienta principal de trabajo ha pasado a compartir presencia e importancia con los medios video gráficos. El uso de la cámara me ayuda a acentuar mi discurso, permitiéndome construir diferentes capas de narración que juegan entre la realidad y la ficción.

En mi trabajo busco reflexionar sobre el mecanismo y proceso de composición de la obra artística; sus sistemas, sus mecanismos de presentación y sus diferentes niveles de significación.

Metodológicamente me interesa la construcción previa de las reglas, estableciendo las prohibiciones antes que las instrucciones, trabajando así sobre la propia exploración de las posibilidades implícitas en el propio lenguaje escénico para construir una secuencia “prefabricada” sobre la que posteriormente poder aplicar las combinaciones posibles”

Sobre Backstage/el actual proyecto de Raquel Ponce

“lo que sobra es siempre lo que falta, lo que se mantiene en la sombra” . Ángel González

raquel

El trabajo investiga sobre el concepto del backstage, lo que sucede antes de pasar a la escena y lo que sucede después. El antes de la acción y el después de la acción, la parte de atrás de la escena, la trastienda  de la acción. El préstamo lingüístico del término “entre bastidores” me sirve como metáfora para profundizar y ubicarme en el “entre” lo escénico y lo plástico, “entre” el cubo blanco expositivo y la caja negra escénica.

El backstage, como tema al mismo tiempo que como dispositivo y mecanismo para accionar,  busca el descentramiento,  el fragmento, el intervalo, el intermedio, el entre-tiempo, el fuera de campo espacial al mismo tiempo que el temporal. De esta forma pretende ocultar, arrebatar a la vista del espectador lo que hay para ver, haciéndole  pensar sobre lo que está viendo, o más bien sobre lo que no está viendo, al  mostrar no la tachadura  sino el resultado tachado.

Backstage es solo causa sin su efecto. Mostrando solo su causa y ocultando o difuminando su efecto trata de intensificar el error,  lo inútil, los desechos como memoria del resultado, como el esqueleto del  proceso, oscilando entre el documento y el residuo.

En definitiva, construir una pieza,  desde la parte de atrás, tratando de limitar al máximo tanto las palabras como la información que transmiten; jugando con lo no dicho,  con lo no visto,  con los espacios ciegos, con el punto muerto de la mirada; reduciendo al máximo los anclajes narrativos, ocultando hasta donde se puede sin caer en la inanición, hasta el límite en el que   menos deja de ser más y ya es simplemente menos.

 www.raquelponce.es

Anuncios